INTRODUCCIÓN

Dicen que si un enfermo sufre mucho y llega a sobrepasar el umbral del dolor ya no siente nada. Es como si todos los nervios reclamasen para sí todo la capacidad de sentir dolor y al final el cerebro por no saber a quién dársela toda, se desconectase sin dársela a nadie.

Hasta hace bien poco creía que esto de la vida era como restarle los saques a Nadal en un partido de tenis. Cuando te venga un problema, solo céntrate en pasarla al campo contrario… no importa como de bien, pero devuélvela al instante. Que viene otro problema… al campo contrario!!!

DESARROLLO

Sin embargo empiezo a considerar que cuando las circunstancias me superan, y quizá supere mi umbral del dolor, a mi cabeza ya le da todo igual. Y lo mismo da que cuando devolvamos el saque la pelota caiga dentro que fuera.

Quizá sea contraproducente afrontar los problemas cuando tiene tanto desgaste… y si los postergamos? Un profesor mío decía que sobre la mesa apilaba sus problemas en dos montones, los que ha de resolver y los que se resolverán solos con el tiempo. Damos la bienvenida al factor tiempo en este improvisado partido de tenis, ahora… que hacemos con él? Juega a nuestro favor o juega en contra?

Uno de mis mayores hallazgos este año, ha sido lo que yo he llamado la pregunta inmediata… y es muy fácil, consiste en evitar problemas conforme se presentan!!! Es el equivalente a restar rápido en un partido de tenis… Cuando alguien me pregunta que haría yo… o me pregunto a mi mismo como se afronta esto o aquello… sale disparada como un reflejo la pregunta resorte: Es absolutamente imprescindible que tome parte en esto?… y en un alto porcentaje de casos me he evitado problemas y explicaciones innecesarias. El factor tiempo importa.

Sin embargo cuando uno ya no se ve en sus plenas facultades de responder con claridad a esta pregunta… creo que lo mejor es batirse en retirada. Dejarlo entonces para otro día… con suerte el problema se resolvió solo o ya es más fácil de valorar, pero seguro que fresco eres más capaz de resolverlo o restarlo con todas tus fuerzas.

Yo he establecido mi umbral del dolor en lo siguiente, si en 30 segundos no soy capaz de contestar a la pregunta resorte… cierro el chiringuito de tomar decisiones hasta nueva orden.

CONCLUSIÓN

Creo que todo se resume en: Elige solo las batallas que puedas ganar… y si no estás seguro de cuáles son, ya has elegido… cierra el chiringuito hasta nueva orden.