INTRODUCCIÓN

No habéis tenido nunca un día en que te sientes ajeno a todo lo que te pasa?  como si no encajases en tu propia vida?…. Es tremendamente raro, y  aún más complicado de definir.

En una película mala escuche algo que pudiera tomarse como una primera aproximación a la definición de estos días, lo llamaban “un día de pelos”. Uno de esos días… que por mucho que te peines delante del espejo… no terminas de estar conforme con el peinado. Vale pare empezar.

INSTRUMENTACIÓN

Andaba rumiando los “días de pelos” cuando descubrí un ejemplo aún mejor, el de la música. Empecé a considerar esos días como una composición compleja, una existencia en música, con varios instrumentos, unos días el ritmo sería más rápido y otros más lento dependería de mi estado de ánimo y del resto del mundo. Empecé a preguntarme si serían aquellos momentos en los que me consideraba “a pesar del mundo” los días en que no conseguiría leer e interpretar correctamente la partitura que me repartía la vida?… Sería que mi instrumento desafinaba?… O sería simplemente cuestión de ritmo?

Por mucha que quieras cambiarla, la canción ya esta empezada, cada instrumento toca sus notas y juntos has de intentar que suene agradable. Decidí que la vida sería una partitura, y que todo se limitaba a seguir el ritmo sin perderse.

SOLO FINAL

Hoy, en este tren que tiene su propio ritmo, me he dado cuenta de que con un mismo compás podemos interpretar diferentes canciones. Me ha dado por pensar… y somos nosotros el instrumento solista y la vida es la que nos tiene que acompañar?

Quizás llevo media vida intentando tocar al son que no me corresponde, corriendo detrás de circunstancias, amoldando mi ritmo a lo que la vida supone que tiene escrito para mi… quizás por eso no consiga que suene bien.

Es curioso que en esta semana tenga que estar en Alicante, Madrid, Zaragoza y Córdoba, vaya ajetreo de vida… vaya ritmo más frenético!! Pero que ahora mismo que estoy en el tren sea capaz de escuchar una canción de mi mp3 y olvidarme de todo… un ritmo lento, de oscuro jazz, donde me encuentra el duende y toco con gusto.

Creo que debo de dejar de escuchar lo que los demás quieren que toque: que tenga un trabajo seguro, que lo apueste todo por un sueño, que me case, que mejor me quede soltero… e imponer mi propio compas, disfrutando, paladeando, con sentimiento.

TODOS QUIEREN…

Cuando paseo por la calle, estoy sentado en un andén, delante del ordenador o tirado en el sofá… solo tengo que prestar atención y encuentro el ritmo. Un bajo de cuerpo entero que avanza con el frenético crepitar del traste y el metal. La suavidad con que arañan las escobillas la membrana de la caja y el pssss con que los platos se hacen notar. También aparecen agudas notas de piano atropellándose y bailando por encima de la solemne y sentida marcha que impone la mano izquierda. Un saxo garabatea en los espacios en blanco, separándose en frenéticas escalas de la melodía de conjunto. El soplo metálico del saxo termina cada determinados compases con unas notas en común con el resto de instrumentos, confeccionando una trenza musical con nudos armónicos de individualidades.

Y esa voz, cálida que paladea cada sílaba como el aroma de un buen café, mantiene hechizado al ritmo susurrándole al oído el tempo cambiante, a su antojo. Esta voz femenina deja espacios para cada instrumento la corteje de forma ordenada y caótica, pero no se vende a ningún instrumento, consiguiendo así que todos toquen mirándola a ella. No compiten entre ellos, no se pisan o se oscurecen, es un cortejo simultáneo. Se trata de un flujo de genialidades que han sido inspirados por la misma musa que nos deleita, maneja estas aportaciones como singulares ingredientes de una receta que se cocina junto a mi oído.

Esta música, la que escucho si me abandono al mundo, se llama jazz. Traspasa la barrera física del oído y masajea directamente el cortex cerebral. Las respiración, es solo cuestión de tiempo que acoja su lánguida cadencia, y corazón se olvida del imponer el ritmo, se deja llevar.

Todos quieren…

Todos quieren ser un gato jazz.